E-diálogos: Intentando comprender el proyecto de la Unión Europea con la información adecuada y conocimiento

 

 

Giuseppe Traverso Saibante

Abogado ambiental y Coach

www.vitanimae.com

 

La mayoría de las noticias relacionadas con la Unión Europea apelan directamente a las emociones de las personas, así como a sus sensaciones relacionadas con la seguridad, tales como la situación financiera de Grecia, a pesar de que ello no afecte directamente a la calidad de vida de las personas.

La gran mayoría de la ciudadanía europea no está educada sobre la misión y la función de la Unión Europea, y tampoco entiende su poder y capacidad competencial.

En este contexto, las preguntas que surgen en relación a la Unión y las personas que viven en ella es:

  • ¿Qué es y qué representa la Unión Europea para las personas?
  • ¿Cuál es el beneficio que percibe la ciudadanía por el hecho de pertenecer a la Unión Europea?
  • ¿Cuáles son los obstáculos o temores que frenan el desarrollo de la UE?

La respuesta a estas preguntas exige necesariamente identificar las exigencias y preocupaciones de la ciudadanía en un momento dado. Para ello, existen herramientas e instituciones como el Eurobaróetro o la Comisión Europea, que tienen la capacidad de recabar información en toda la Unión.

Una vez recopilada la información y extraídas las conclusiones que pueden llevar a dar soluciones al bienestar de la ciudadanía, hay que preguntarse sobre qué competencias tiene la Unión para poder satisfacerlas; qué demandas puede solucionar, y cuáles no. Todo ello se encuentra en el Tratado de la Unión, donde se establecen las competencias exclusivas y compartidas y de apoyo.

E incluso cuando la UE tiene esta capacidad para tomar decisiones obligatorias (a través de reglamentos, directivas y decisiones), ¿quién toma realmente las decisiones?

Sin entrar en detalle sobre cuestiones técnicas sobre las funciones de la Comisión, el Consejo y el Parlamento, no cabe duda de que existe un gran desconocimiento y confusión sobre los roles de la Unión Europea.

Gran parte de la ciudadanía europea sigue creyendo que la Comisión Europea – el órgano no electo de la UE – tiene poderes legislativos de decisión, hecho que no es así. Este desconocimiento se extiende a otras cuestiones, tales como el presupuesto de la Unión; por ejemplo, la ciudadanía del Reino Unido piensa que este es mayor que su presupuesto.

La incomprensión y desconocimiento conlleva a percepciones erróneas y distorsionadas sobre la Unión, así como a un sentimiento negativo basado en suposiciones que no son certeras.

Hoy en día, la percepción de la UE de las personas no se asienta en hechos y datos basados ​​en la evidencia, sino más bien en la falta de esta, a lo que se suma un abuso por parte de los políticos de cada país que utilizan a la UE como chivo expiatorio cuando no son capaces de solucionar problemas internos de sus estados, basándose en cuestiones de índole económica, la pérdida de la cultura e identidad nacional, cuando la UE tiene en realidad no hay competencias transferidas en ese campo.

En este sentido, cabe resaltar que la UE no tiene competencias en materia de salud, la educación o las pensiones que representan, junto con el desempleo y los impuestos, algunas de las mayores preocupaciones de la ciudadanía de la UE. En cambio, la UE tiene competencias y juega un papel importante en la protección del medio ambiente, otro motivo de preocupación de la ciudadanía de la UE, que a su vez ignora que gran parte de la legislación estatal deriva directamente de la Unión.

Lo que estoy diciendo no tiene la intención de validar todas las decisiones y políticas desarrolladas por la UE y que han en algún caso han disminuido los estándares de calidad nacionales en el nombre de un mercado común, como la política agrícola común o de la política pesquera común. Lo que quiero decir es que cualquier diálogo puede ser de gran utilidad y constructivo siempre y cuándo se comparta la misma información y conocimiento, con el objetivo de que las opiniones no se basen en percepciones erróneas, hecho que le ocurre en muchas ocasiones a la ciudadanía en relación a la UE, sus instituciones y el proyecto europeo en general.

A pesar de vivir en la era de la información, la paradoja reside en que los europeos carecemos de una educación e información adecuadas relativos al proyecto de la UE, sus objetivos, instituciones y competencias.

La politización e instrumentalización de los asuntos de la UE es una bacteria que se extiende propagando una información escasa e interesada por parte de los medios de comunicación, actores económicos y políticos para que la ciudadanía ponga el foco sobre la misma.

Evitar esta asimetría exige una información directa entre ciudadanía y órganos decisores, hecho que ayudaría a evitar que se utilice la Unión como chivo expiatorio culpable de todos los males a nivel estatal. Para ello, es imprescindible una información y conocimiento que llegue a cada uno de nosotros que nos permita configurar nuestra opinión sobre el proyecto de la Unión Europea y su funcionamiento.

La gente necesita claridad.

Claridad sobre el papel y las competencias de la UE.

La claridad de quien está decidiendo qué.

Claridad sobre el nivel de convergencia y no convergencia entre sus demandas y la respuesta de la UE, en el ámbito de competencias de la UE.

 

Los Diálogos Europeos tienen la oportunidad de abordar constructivamente esta deficiencia de la calidad de la información, mediante la promoción de conocimientos y proponer herramientas de comunicación futuras adecuadas aptas para mejorar el conocimiento y la comprensión del proyecto de la UE.

 

Específicamente invitaría a explorar con expertos en comunicación las siguientes cuestiones:

– ¿Qué se puede hacer para mejorar la calidad de la información sobre el proyecto de la UE?

– ¿Qué herramientas de comunicación son los más eficaces y eficientes para hacer tales conocimientos e información simple, accesible y atractiva?

 

 

Con el objetivo de proporcionar un conjunto de propuestas de acciones concretas específicas antes del final del ciclo de Diálogos Europeos, sugiero lo siguiente:

 

Propongo una plantilla fácil y aplicable para mejorar lo que yo considero la contribución fundamental de Diálogos Europeos: la mejora de la comprensión y la convergencia entre la gente demandas y las políticas de la UE.

 

Gente previos necesidades y demandas sociales * Nivel de Competencia de la UE en este campo ¿Qué se ha hecho por la UE (cuando competente) ¿Cuál es deshecha y la gente espera que hacer para satisfacer sus demandas

 

Necesidades básicas de las personas & demandas sociales Nivel de Competencia de la UE en este campo ¿Qué se ha hecho por la UE (cuando la UE ha tenido competencias) ¿Qué demandas han sido deshechadas y la ciudadanía espera soluciones?
       

 

 

* Identificada por las encuestas de opinión realizadas durante 2014/2015

 

 

 

 

Aviso legal: Durante cada sesión de los Diálogos Europeos, dos participantes que provienen de diferentes realidades y mundos, algunos presentes y otros que participan virtualmente a través de streaming, están invitados a redactar un post, una culminación de sus propias opiniones y reflexiones del debate. Estas opiniones son lo que constituyen los e-Diálogos. Las opiniones y reflexiones expresadas por los contribuyentes de e-Diálogos son exclusivamente suyas y no reflejan las opiniones del proyecto Diálogos Europeos o de los organizadores. El proyecto Diálogos Europeos no es responsable por la exactitud de cualquiera de la información aportada por los colaboradores e-Diálogos. Si deseas enviar tus propios pensamientos y opiniones, por favor envíenos un correo electrónico: info@europeandialogues.eu.

 

 

 

Si le ha gustado este artículo, díganoslo.

Compartir

Artículos relacionados